Compartir Sitio:

Seguridad laboral en la Minería de Chile – Waldo Vivallo

, Director Nacional (S) Sernageomin.

Compartir esta columna:

pascua-lamaDesde una óptica general, la actividad minera puede considerarse de alto riesgo en materia de seguridad laboral. Sin embargo, en términos de accidentabilidad, presenta uno de los índices más bajos entre todos los sectores productivos del país. De igual forma, las condiciones de seguridad laboral en que esta actividad se desarrolla, indudablemente presenta diferencias entre los distintos segmentos que la componen (Gran, Mediana y Pequeña Minería).

Las faenas de la Gran Minería cuentan con altos estándares de seguridad, pues es un elemento de especial preocupación dentro del desarrollo de sus actividades. Esto ocurre de manera similar en la Mediana Minería. No obstante, las faenas de la Pequeña Minería que disponen de sistemas eficientes para prevenir accidentes, son una minoría.
Esto se explica, en parte, por el nivel técnico de la actividad. En general, la mayoría de las pequeñas faenas mineras presentan un bajo grado de desarrollo tecnológico y una baja presencia de expertos, especialmente en materia de seguridad minera. En estas condiciones, las medidas de prevención de accidentes tienen una baja prioridad y son escasas.

Por otro lado, las faenas de la Gran y Mediana Minería son parte de empresas bien establecidas, preocupadas de cumplir con la legislación que regula los aspectos de seguridad en la actividad minera y  por tanto, son más fáciles de supervisar. Aunque éstas representan un pequeño porcentaje de las faenas mineras totales del país (25-30%), en ellas se desempeña el mayor número de trabajadores del sector (>70%).

En el otro extremo, existe un gran número de pequeñas faenas, muchas de las cuales se desarrollan fuera de los marcos regulatorios y que constituyen un área difícil de fiscalizar. Es efectivo que a nivel nacional existen más de 5.000 faenas mineras y para su fiscalización actual sólo se dispone de 18 inspectores.

Para enfrentar este escenario, se realiza una programación que busca maximizar el impacto de la actividad fiscalizadora con el fin de atender aquellas faenas que concentran el mayor número de trabajadores del sector e identifican aquellas, que de acuerdo a su historial de accidentabilidad, pueden ser definidas como faenas críticas, junto a las que operan en distritos mineros históricamente peligrosos y que deben ser prioridad de la fiscalización.

En el curso del presente año, se espera incrementar la dotación de inspectores, lo que permitirá desarrollar un mayor número de fiscalizaciones. En paralelo con la actividad fiscalizadora, Sernageomin desarrolla una actividad permanente de capacitación a través de las cuales forma expertos en prevención de riesgo y monitores en seguridad  para la actividad minera.

Después de lo ocurrido en la Mina San José, el Sernageomin, con el apoyo de las autoridades del Ministerio de Minería, iniciaron una revisión de actividades  en el campo específico de la fiscalización del reglamento de seguridad laboral por parte de las empresas mineras. Esto comprendió su planificación, procedimientos y recursos disponibles con el fin de corregir aquellos aspectos deficientes. Además, se diseñó un plan para reforzar las tareas de fiscalización, para lo cual se asignaron recursos adicionales para la contratación de nuevos inspectores y fortalecer el equipamiento e infraestructura necesaria. La meta es aumentar de 18 fiscalizadores a 45 durante el año 2011.

Biografía: Es Geólogo de la Universidad de Chile, Ph. D. en la Universidad de Estocolmo, y actualmente es Director Nacional (S) Sernageomin.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor de la nota y no son necesariamente compartidas por Barrick.

 
 
 
 

opina acá